lunes, 20 de febrero de 2017

Los beneficios de viajar

Obviamente viajar no es ninguna pastilla mágica y no puede ser la panacea de nada (y menos cuando usamos el viaje para escapar de nosotros mismos), pero cuando lo utilizamos para encontrarnos a nosotros mismos puede suponer un cambio de actitud que a su vez puede provocar un viraje en la dirección que estamos tomando en nuestra vida. Favorece el pensamiento critico. A tan solo unos miles de kilómetros conviven mundos que pueden parecer distintos pero que al conocerlos vemos como iguales, pero a su manera. Esto se puede nombrar con el término “flexibilidad cognitiva”, y a mayor flexibilidad, más creatividad. En la primera opción un usuario de la plataforma te aloja gratuitamente, mientras en la segunda un particular te alquila una habitación. De todos modos, todas las experiencias que vivimos fuera de casa pueden ser muy positivas para estimular nuestra mente. ¿Quién no disfruta de un buen viaje a una ciudad en la que nunca había estado? Viajar es una gran motivación, además de una fuente de alegría, reflexión y autodescubrimiento.

¡Pues no pierdas tiempo!, cualquier momento del año es bueno para desconectar. Viajar te ayuda a conocerte a ti mismo, sales de tu contexto habitual y te enfrentas a situaciones nuevas, por lo cual es una situación que te ayuda a conocer cómo eres tú independientemente del contexto que te rodea. Cuando viajas vives muchas experiencias y aprendes diferentes cosas. Conoce algunas estadísticas sobre los viajes 58% de los viajeros ha tenido un “romance de vacaciones”. Y en esto se basa en la riqueza del ser humano; en respetar y ser respetado. Algunos estudios han demostrado que viajar puede reducir el riesgo de sufrir ataques cardiacos. Todo tipo de viaje es positivo Cuando los investigadores hablan sobre viajes, lo tienen muy claro: todo tipo de viaje es positivo para la salud psicológica de quien lo realiza. Cuanto más viajes con más maneras diferentes de ver el mundo y de interpretar la realidad te encontrarás. Y, como afirman muchos expertos, la mejor forma de superar los miedos es enfrentándose a ellos.

Reduce el estrés y la ansiedad El estrés es la pandemia del siglo XIX en los países occidentales. Te hace replantear muchas cosas Pasar tiempo fuera de casa puede ampliar tu forma de ver las cosas y la vida en general. Si has tenido en alguna ocasión una crisis existencial, te habrás dado cuenta de que en ocasiones necesitamos un cambio en nuestras dinámicas diarias. En 50% puede disminuir la posibilidad de tener un ataque cardíaco si toma unas vacaciones anuales. Muchas de la películas son viajes buscados pero otras forzados, en unas el personaje avanza sólo hacia lo desconocido y en otros van en grupo a un lugar concreto, historias sobre un viaje o sobre un destino…pero como decíamos al comienzo, no importan los “como” de los viajes, lo importante son los “que” encontramos en ellos. Incluso si optas por el más turístico de los recorridos en el destino más turístico del mundo, cuando vuelvas a casa serás más culto. Seguro que muchos de ustedes están cansados de la rutina diaria. Viajando, la mente es capaz de recuperarse de los efectos acumulados del estrés.

Recuerden que a tan solo unos miles de kilómetros de distancia pueden existir “mundos” completamente distintos al suyo. De acuerdo con la encuesta sobre estrés realizada por la Asociación Americana de Psicología, las vacaciones y viajes pueden ayudar a manejar el estrés y las emociones negativas porque eliminan los ambientes y actividades que son fuentes de nuestro estrés. No renuncies a ello, todos podemos buscar unos días de vacaciones que buena falta nos hacen. Nos autoconocemos y echamos de menos nuestro hogar Cuando salimos de nuestro hogar para continuar nuestros estudios universitarios, nos sale una oferta de trabajo, o simplemente decidimos irnos a vivir a otro país, aprendemos mucho más de nosotros mismos de lo que creemos. Está claro que el hecho en si mismo de viajar (transportarte a otro lugar del planeta) no va alargarte la vida, pero los beneficios a nivel psicológico que tus vivencias durante el viaje van a ofrecerte si que pueden influir en tu calidad de vida y por tanto en la duración de esta.

Descubriremos gentes y costumbres nuevas que merecen nuestro aprecio, ayudándonos a abrir nuestra mente y a relacionarnos de una forma más amable con todo tipo de personas. Además, las nuevas experiencias aumentan nuestro ingenio ante situaciones que no estamos acostumbrados. Te obliga a pensar, a comparar, a entender, más allá de los clichés. Sin embargo cuando viajes en muchas ocasiones te darás cuenta de que las cosas, personas, otras culturas, etc… son muy diferentes de cómo tú esperabas que fueran y aprenderás a mantener una actitud abierta y la inutilidad de prejuzgar. Desarrolla tu visión de las cosas y amplía horizontes Viajar y conocer nuevos países y culturas amplía nuestra visión sobre la sociedad. Nunca se sabe que nos deparará el futuro, así que es en ese momento cuando se tiene la certeza absoluta de que puedes marcharte donde quieras sin tener que rendir cuentas. Las exigencias laborales, las prisas y el ritmo de vida frenético nos causan un malestar latente que, tarde o temprano, se manifiesta a través de cuadros de estrés.

Sea el que sea el formato que hayas elegido para viajar, por lo general eres mucho más activo físicamente que cuando estás en tu ritmo diario de casa-trabajo-casa. No necesitarías salir a la calle, pero los resultados serán mejores si están en contacto directo con la naturaleza 😉 Te ayuda a reinventarte: Viaje como un proceso de reinvención es una idea bastante extendida. Menos temores: ¿Cómo decirle que no a las aventuras que te plantean las vacaciones? Durante esta temporada, estás dispuesto a arriesgarte. Nos da otra visión sobre las cosas, sobre las relaciones, sobre la religión, sobre la forma en que las distintas culturas afrontar la vida. No podemos parar de pensar en nuestras obligaciones, en las reuniones de mañana o en la incertidumbre laboral que nos acecha, y nos olvidamos de disfrutar del presente y de los pequeños placeres de la vida. Por eso en estas películas asistiremos a cambios personales muy diversos que puede ser a través de la amistad, el amor, la apreciación de la belleza, el aumento de experiencia, el desbloqueo vital o el contacto con el pasado .Buen viaje a todos y que las disfrutéis.

Tras esto, llegamos a la oficina para tener discusiones con el jefe y a la tarde volvemos a casa con nuestra familia para que el día siguiente sea otra y otra vez lo mismo. Pero hay otro punto positivo para tomar tus maletas y visitar un nuevo destino: De acuerdo a un reciente estudio, liderado por el sicólogo social William Maddux, nuestra mente es nuestra parte del cuerpo más beneficiada de cada viaje, y de formas que quizás no te habías detenido a pensar, de acuerdo a lo que recoge un artículo del popular sitio web Buzzfeed. Cuando viajas, a menos que quieras terminar arruinándote vas a tener que aprender a decir no, sin sentirte mal por ello. Pues otro de los grandes beneficios que aporta es que también nos ayudará a desconectar un poco de todo lo que nos rodea. Además, tener contactos en distintas partes del mundo es muy recomendable para cualquier opción laboral que te pueda surgir.

Enfrentarse a esos miedos se traduce en superación y crecimiento personal. No obstante, cuando emprendemos un viaje, desconectamos de todas estas angustias diarias y nos enfocamos a vivir el presente, relajándonos en la piscina, visitando playas paradisíacas, conmoviéndonos con la belleza de los paisajes… Nos centramos en el momento y no estamos pendientes de ninguna reunión ni de cumplir con las rutinas laborales. La felicidad de planear el viaje Según un estudio realizado en el Reino Unido, las personas se sienten particularmente felices cuando se aproximan las vacaciones, debido a que esto puede significar viaje. Un prejuicio es un juicio de valor que carece de prueba alguna que lo confirme, y en mayor o menor medida todos tenemos algún que otro prejuicio. 3.Mejora tus habilidades de resolución de problemas. Y si te atreves a viajar más lejos, en mi experiencia personal, alrededor de 500€ para un billete de ida y vuelta te permite alcanzar destinos a 10 o 12 horas de vuelo de aquí.

Viajar es uno de las mayores fuentes de bienestar, de cambio y de crecimiento que existen. Es probable que te pierdas por las calles que no conoces, que vayas con el tiempo justo a los sitios y que debas comunicarte con oriundos que no hablan tu idioma. Los límites de las responsabilidades de cada uno dentro de la familia se borran, lo que otorga mayor libertad a cada uno, y la oportunidad para conversaciones diferentes y a menudo más profundas, más útiles. Te hace ver que el mundo no es igual para todo el mundo y te da la oportunidad de interpretar la realidad desde otras perspectivas diferentes. El viaje representaba un desafío de índole espiritual. Permite oxigenar la mente y dejar paso a sensaciones agradables y motivadoras. Viajar reduce el riesgo de un ataque al corazón Aunque los ataques al corazón van a la alza por diferentes causas relacionadas a la alimentación y la falta de actividad física, los estudios han encontrado que los hombres que no acostumbran tomar vacaciones durante varios años son 30% más propensos a tener un ataque al corazón.

Aumenta los niveles de felicidad. Mayor confianza: Relacionarte con gente de otros lugares del mundo incrementa tu fe en la humanidad. Deja magníficos recuerdos Las experiencias vividas se convierten en muchas anécdotas que contar a la vuelta y un álbum lleno de momentos para recordar (siempre y cuando tengas en cuenta estos consejos). Destacarte en tu vuelta al trabajo: Un reciente estudio de la U.S. Estudios demuestran que los hombres que no toman vacaciones durante periodos de tiempo largos son 30% más propensos a sufrir un ataque al corazón. Viajar solo y aprovechar los beneficios de esta actividad Estar solo te da la oportunidad de ganar muchas cosas, de tener experiencia acerca del mundo, de las personas, de sus costumbres y tradiciones, dejas de ser ignorante y empiezas a a precias las cosas que nunca has notado, algunos afirman que empiezas a escuchar mejor a los demás. Sin embargo, cuando lleguen las vacaciones, no estaría de más irse de vacaciones lo “más lejos” que se pueda.

Todo esto juega a favor de nuestro bienestar psicológico. Disminuyen las hormonas de estrés. Para saber más: "10 consejos esenciales para reducir el estrés" Viajar es el mejor antídoto que existe para los prejuicios. Es cierto, en ocasiones los viajes destruyen muchos de nuestras esquemas de pensamiento y nos hacen ver más allá, abriéndonos a nuevos mundos y posibilidades que antes ni siquiera contemplábamos. Cuando estamos de expedición a una nueva cultura, nos daremos cuenta de que algunos de estos pensamientos no estaban fundados. Al principio, puede que hablar con un desconocido te resulte algo un poco incomodo; sin embargo, si te atreves a romper esa incomodidad inicial, seguro que conocerás personas maravillosas que pueden cambiar el rumbo de tu viaje y por que no, convertirse en amigos para toda la vida. No es necesario ni irse muy lejos, ni gastar mucho dinero, ni practicar alguna actividad en concreto: todos los viajes “suman”. Durante un viaje realizamos actividades que nos gustan y que promueven que nos relacionemos con otras personas.

Los que optan por viajes relajantes pueden contar con una ruptura con el estrés habitual. Otras investigaciones señalan una clara correlación entre ser viajero y la longevidad. Es el mejor antídoto para los prejuicios. La emoción de elegir el destino, comprar los tickets de avión, preparar la maleta y la espera del viaje en general suelen provocar mucha alegría. Aquí la ventaja es doble: experimentar con nuevos sabores y, si te gustan, llevarte la receta en la maleta para poder evocar el viaje siempre que desees. Además, sugiere que la anticipación del viaje puede ser incluso más placentera que la espera por adquirir un bien material. Aunque esto podría deberse a un factor socioeconómico (y por tanto sería una correlación espuria), también parece haberse detectado algo así como un gen viajero. Tanto los viajes largos como los cortos son una acumulación de experiencias enriquecedoras debido a la exposición a ambientes totalmente nuevos a lo que estamos acostumbrados; como la cultura, las tradiciones y las perspectivas del viaje.

Esto puede favorecer que seas más empático y que seas capaz de valorar que otras personas puedan tener sistemas de valores distintos. 50% de las personas siente que se reconecta con sus amigos cuándo hacen viajes familiares. Claro está que algunos de estos beneficios pueden ser bastante intuitivos, pero nunca viene mal que la ciencia investigue y descubra los pormenores que causan los viajes en nuestra psique. Superar una pérdida: Si acabas de perder algo (un empleo, un ser querido, una oportunidad), ¡viaja! Tomar un viaje te ayuda a restaurar el sentido de ti mismo, y de cómo te sientes respecto a tu pérdida. Fueron viajes más bien largos, de más de 2 semanas. Al colocarte en situaciones no habituales, te obliga a esforzarte, a sacar lo mejor de ti, a retarte y evitar trabajar en “piloto automático”. Conocer cosas nuevas nos potencia habilidades y capacidades que teníamos latentes, y desarrolla nuestro espíritu crítico. Viajar es el mejor antídoto contra la preocupación y miedos.

Pero las ventajas para tu salud física y mental, para tu cultura y tu desarrollo personal son muchas más. Cuando viajamos con alguien, la relación comparte muchas experiencias intensas y puede salir muy reforzada. Abrirá mucho más nuestra mente Hay un dicho que dice: “El saber no ocupa lugar”. Así que ¿por qué no hacerlo? Aún cuando podemos tener un trabajo que amamos y una vida social activa, nada puede compararse con la experiencia que un viaje puede brindar. ¿Cómo puede ser eso? Muy simple… Viajar te aleja de los problemas cotidianos del día a día, te saca de la rutina, aumenta el número de actividades placenteras que realizas y favorece la interacción social. Cumplirás tus metas: viajar seguramente está en tu lista de cosas por hacer en tu vida, al llevarlo a cabo podrás tacharlo de tu lista, pero no solo ese aspecto quizás otras cosas como practicar otro idioma, ir a un templo, entre otros. Ver que en el mundo pueden estar sucediendo buenas cosas, hace más fácil confiar en que los demás están haciendo las cosas de una forma correcta.

Beneficios de viajar, mejorar mente y cuerpo Viajar te ayuda a afinar la mente, probablemente has seguido la misma rutina por años y parece que estás en piloto automático, entonces al moverte a un nuevo ambiente será muy importante, tu mente requerirá andar por sitios diferentes, leer y escuchar lenguajes distintos, probar cosas nuevas, tomar decisiones e incluso cambiar tu horario de comida y de sueño. El contacto con las personas de fuera te obliga a volver a poner en duda muchas de las cosas que tomabas como dogmas y no eran más de prejuicios. Afianzamos relaciones. Con este buen pronóstico este 27 de septiembre se celebra el Día Mundial del Turismo, una fecha instaurada en 1980 por la Asamblea General de la OMT como conmemoración de la aprobación de sus estatutos. Disminuye el estrés. Cada persona tiene unas preferencias en cuanto a las aventuras, y depende de muchos factores, como por ejemplo la personalidad, la edad y otras variables. Favorece el desarrollo de habilidades sociales.

Casi todos los días se encuentran ofertas en hoteles y medios de transporte que se ponen a nuestro alcance y dejamos escapar. Además, nos damos cuenta de cuánto queremos nuestro hogar, o nuestra ciudad, y todo lo que antes no percibíamos lo vemos ahora con claridad. Por supuesto que hay viajes pueden ofrecerte mas beneficios que otros, sin embargo todos tiene algo que ofrecerte y el tipo de viaje que elijas dependerá mucho de el tipo de persona que seas y de lo que estés buscando en ese momento de tu vida. “Tomarse una pausa te permite pausar, contemplar la vida y potencialmente marcar un camino en tus proyectos. Hace falta un poco de planificación y dedicar un poco de tiempo en buscar por Internet pero es totalmente factible. El cambio, del tipo que sea, siempre es beneficioso. Nos vuelve más tolerantes y flexibles. Los efectos en la salud de viajar son diversos: Mejor descanso, duermes más.

Mente más clara: Estar en contacto con la naturaleza llena de claridad tu mente; estar en espacios abiertos, te permite respirar grandes cantidades de aire que refrescan tus sentidos. Estarás más dispuesto a probar nuevas cosas: En cada viaje te encontrarás con retos interesantes, con actividades o situaciones que nunca te imaginabas enfrentar. APORTA A NUESTRA SALUD Se ha demostrado que los viajes promueven la salud general del cerebro. Viajar nos hace más felices e, incluso puede reducir el riesgo de sufrir un ataque al corazón. NOS ALEJA DE LAS COSAS NEGATIVAS Y DISMINUYE EL ESTRÉS Después de tan sólo uno o dos días de vacaciones, el 89% de las personas sienten una reducción considerable en sus niveles de estrés. Beneficios psicológicos para los viajeros Existe una extensa literatura científica en torno a los beneficios psicológicos y emocionales del buen hábito de viajar. Por ello, cuando se encuentren alejados de su hogar, aprovechen esos momentos para “depurar” su mente, para expulsar todos esos pensamientos negativos y encontrarse consigo mismos.

Tendrás más paciencia: andar por el mundo puede significar mucha espera, en filas, por los vuelos, en los restaurantes famosos, aprender a lidiar con estas esperas, conversar con el de atrás o adelante te ayudará a mantener tus frustraciones al margen. – El viaje tenía una duración larga. (El la vida secreta de Walter Mitty asisitmos a un buen ejemplo del viaje como elemento de cambio) 10 beneficios psicológicos Después de recordar a estos pacientes (a los que admiro mucho por atreverse a romper con muchas cadenas) he intentado recopilar los beneficios psicológicos que observé en ellos y que sin duda son trasladables a cualquier persona que haya vivido la experiencia del viaje. Estando en un lugar desconocido, es muy probable que te animes a hablar con gente y desarrolles así tus habilidades sociales. Viajar es mindfulness en estado puro Para no deprimirse Y es que, ¿quién estaría deprimido mientras viaja en un crucero por el Caribe?

En las ciudades la vida pasa mucho más rápido y, entre el ajetreo constante en el trabajo y el tráfico mientras conducimos puede provocar serios problemas de depresión e irritabilidad, lo que a su vez influye directamente en el bienestar general. La cultura del país o región que se visitó era sustancialmente diferente a la cultura propia del viajero. Favorece el auto conocimiento y el desarrollo personal. Beneficios culturales Si viajas, vas a descubrir mundos nuevos, algunos que te harán sentir que estás en otro lugar, y otros que te recordarán extrañamente tus lugares conocidos. Requisitos para que un viaje nos cambie la vida Muchas personas se confiesa ante sus amigos, asegurándoles que un viaje que hicieron les cambió literalmente la vida. Por el contrario, los hombres que viajan regularmente son 21% menos propensos de sufrir un ataque de ese tipo. El estrés está causado por un ritmo de vida acelerado, un ritmo de vida tan automatizado que el presente se nos escapa de las manos. La realidad es que exponernos a los miedos es la mejor forma de superarlos. Viajar amplia tú visión del mundo haciéndote más tolerante y más flexible.

De acuerdo a estudios realizados en la Clínica Marshfield en Wisconsin, es más factible que las mujeres que viajan una vez cada dos años sean más propensas a sufrir de depresión que las que vacacionan por lo menos dos veces al año. Y respecto al alojamiento, además de las ofertas tradicionales de hoteles y hostales han aparecido iniciativas totalmente gratuitas como Couchsurfing, o muy baratas, como AirBnb. Tendremos la posibilidad de conocer nuevas gentes, tradiciones y gastronomía que incluso desconocíamos. Visitar otros lugares cambia nuestra perspectiva del mundo y, a través de la gente, la cultura, la ropa, la comida y la música apreciamos más lo maravilloso que es vivir. Mucha gente emprende viajes como una oportunidad de dedicarse tiempo a sí mismos, para arrancar un nuevo comienzo, o buscar el sentido de propósito en sus vidas. Cambian tus prioridades. Aunque los hallazgos parecen sorprendentes, es evidente que, los viajeros tienden a ser más activos que las personas que pasan la mayor parte del tiempo en una silla de oficina.

Según los resultados del estudio realizado por la Clínica Marshfield en Wisconsin, las mujeres que viajan sólo una vez cada dos años son más propensas a sufrir de depresión y estrés que las mujeres que salen de vacaciones al menos dos veces al año. 6.Se eliminan muchos miedos. Con nosotros mismos, con los demás, con otras culturas… Antes de realizar un viaje sobre todo si es en solitario y/o a una cultura diferente a la tuya es bastante probable que diferentes miedos asalten tu cabeza: ¿Y si me siento solo? ¿Y si me pierdo? ¿Y si trafican con mis órganos? ¿Y si no consigo entenderme con la gente? Y si… Y si…. Desde los destinos próximos hasta los viajes a lugares recónditos y exóticos, todos los viajes pueden ser una gran fuente de bienestar emocional. Aumenta tu nivel de empatía. Mejorará tu capacidad para charlar, hacer amigos y ser extrovertido. 12 Beneficios psicológicos de viajar Aunque viajar puede ofrecernos innumerables beneficios vamos a centrarnos en los 12 que considero mas importantes.

Estado de emoción y felicidad de planear el viaje Según un estudio realizado las personas incrementan su estado de felicidad ante la posibilidad de hacer un viaje. Te permite analizar tu presente desde la distancia – física y metafóricamente-, y de una forma más clara. Incluso se cree que un viaje puede ayudar a reestablecer nuestras emociones, haciéndonos más compasivos ante ciertas situaciones. Ese hecho quedó de manifiesto en un estudio realizado por la Universidad de Cornell que demostró que, comprar experiencias de viaje nos hace más felices en el largo plazo que comprar cosas materiales. Por eso, aun cuando consideremos que no tenemos el tiempo, e inclusive el dinero, es importante planear y hacer realidad éste sueño. Da más confianza en uno mismo Antes de visitar otro país suele asaltar el pensamiento de "No voy a saber pedir la comida en otro idioma o preguntar cómo llegar a un sitio".

En muchos países viven en gran parte del turismo y no van a parar de intentar venderte diferentes cosas. El cambio siempre es positivo Al principio del artículo hemos dicho que no está de más de vez en cuando romper con nuestra rutina diaria realizando un viaje lo más lejos posible. ENRIQUECE NUESTRA VIDA “Viajar nos hace más felices, quien lo hace crece personalmente, se nutre de otras culturas y otros estilos de vida. Viajar nos permite explorar nuevos climas y culturas, sumergirnos en ellos y estimular nuestra mente. Los recuerdos comunes en esos viajes son las vivencias que vas a repetir una y otra vez en esas charlas con amigos hasta la saciedad, pero que siempre reconfortan. Hacerlo te da la oportunidad de desconectarte de tu vida regular, podrás olvidar tus problemas y asuntos por unos días o si es posible semanas. Resolver esos contratiempos te dotará de recursos para resolver otras situaciones de la vida y te enseñará a sentirte cómodo con la vulnerabilidad y a ser más flexible.

Además, el hábito de viajar nos proporciona las herramientas para que podamos cuestionarnos nuestro día a día, y nuestros valores más arraigados. Si ya estabas pensando en hacer una escapada no lo dudes más, he aquí alguna de las razones fundamentales de por qué debes hacerla: Sal de la rutina. De igual forma, las mujeres que viajan 1 vez cada 6 años tienen ocho veces más probabilidades de sufrir un ataque de éste tipo. El dinero sigue siendo necesario, pero viajar es una opción de ocio tan barata como cualquier otra. Nos convertirá en personas mucho más tolerantes y respetuosas Una vez que volvamos a nuestro hogar tras realizar un viaje, seguro que nos habremos convertido en personas mucho más tolerantes y respetuosas. Aumenta tu creatividad: “La gente que debe integrarse a una nueva cultura es más creativa a largo plazo”, asegura el investigador. Estos no son mejores ni peores, sino que simplemente son diferentes. Viajar te pone en contacto con realidades diferentes a la tuya y te hace darte cuenta de lo insignificantes que son algunos de tus problemas al lado de los de otros.

Esto se debe, según el argumento del estudio, a que el nivel del efecto placentero en las personas cambia positivamente y, por consiguiente, aumenta su bienestar. Aunque no lo sepamos, viajar trae consigo múltiples beneficios que se ven reflejados en nuestra salud física y emocional. Favorece el autodescubrimiento Realizar un viaje emocionante es la mejor forma de conocerse a uno mismo. Pasamos la mayor parte del tiempo pensando en aquellas cosas que ocurrieron en el pasado y en aquellas que ocurrirán (aunque lo mas probable es que nunca lleguen a hacerlo) en el futuro, que se nos olvida que el presente es lo único que tenemos. Fomenta la creatividad Nuevos sonidos, olores, lenguas, sabores, sensaciones y vistas provocan diferentes sinapsis en el cerebro, según los científicos. Cuando estamos fuera de casa olvidamos las preocupaciones y obligaciones laborales y familiares. (En Thelma y Louise, dos mujeres cambian por completo sus vidas al comenzar un viaje muy especial) películas sobre viajes y cambios personales.

Queremos proponeros películas con dos denominadores comunes, el viaje y el cambio personal. Más paciencia: Piensa en cuánto de debe esperar durante un viaje. Conocerás el patrimonio cultural de otras zonas y países a través de sus monumentos, de sus museos, o de sus gastronomías (entre muchas cosas). Te aleja del miedo y de las inseguridades El miedo es una sensación que nos paraliza. Viajar te ayudará a pensar mejor y a ver las cosas en perspectiva, podrías encontrarle soluciones a inconvenientes que estando en tu rutina diaria no habías podido. Amplias tu visión del mundo. Al viajar todo será distinto, y para bien. Las rigidices y estrecheces de mente que solemos tener en nuestra vida pueden romperse en pedazos gracias a los nuevos estímulos con los que nos encontramos Pero lo cierto es que la fiebre por los viajes ha ido en aumento en las últimas décadas. o que te animarán a hacerla, incluso si eres de los que normalmente prefieren quedarse en casa.

Contra el estrés y las emociones negativas beneficios de viajar Cuando el trabajo es algo que de verdad nos agobia, viajar no siempre es con la finalidad de conocer nuevos lugares, sino simplemente para alejarse, lo más posible, de las cosas negativas de nuestra vida. Incluso, aporta en gran medida para que seamos más creativos, productivos e inteligentes. E incluso, dependiendo del destino que elijas, puedes sentir que te arriesgas a que te roben por la calle o a no poder entender a la gente si tienes cualquier problema. Los beneficios de viajar se ven reflejados en nuestra salud física y emocional. Artículo recomendado: "Guía para conocer gente nueva: sitios, habilidades y consejos" Y si… Al realizar el viaje veremos un ejemplo claro de cómo el simple hecho de exponernos a todos esos miedos, de continuar el viaje sin dejar con nos limiten, hace que desaparezcan. Viajar, especialmente en su componente humano, es una experiencia que solo puede beneficiar a tu crecimiento personal.

Senderismo, alpinismo, snorkel y caminata son actividades que a menudo realizan los viajeros y que aumentan la salud física y mental de quien las realiza. Al viajar solo podrás descubrirte a ti mismo, al estar por tu cuenta, comienzas a escuchar a tu corazón y podrás encontrar un nivel interno de equilibrio y enfoque mental. Ya sea que viajes a otro país o al poblado próximo al que vives, viajar es una experiencia que no sólo se disfruta, sino que también se traduce en beneficios a nuestra salud y estado de ánimo. De hecho, se suele oír eso de “viajar es la mejor cura contra el racismo”. Aparte de leer libros o ver documentales, viajar también nos enriquecerá muchísimo culturalmente hablando. Te hace más feliz: Y no solo porque puedes tomarte un tiempo para descansar y desconectarte. No hay más que decir para saber que te sentirás capaz de comerte al mundo. ¿A que viajar solo ofrece ventajas para nuestro estado psicológico? Así que ahorren dinero, cojan una bola del mundo, denle un par de vueltas y dejen que sea el dedo de vuestra mano el que elija su destino.

Así que viajar también te va a ayudar a entrenar tu asertividad, una habilidad que estoy segura que te va a ser de gran utilidad en los diferentes ámbitos de tu vida. Qué vida más aburrida, ¿verdad? Desafortunadamente esta es algo que estamos destinados a vivir si queremos mantener una vida estable en términos económicos, sobre todo si tenemos cargas familiares. Si logramos viajar en plenitud, podemos llegar con la mente nuevos estímulos que además nos oxigenen, nos remuevan o rompan en pedazos nuestros viejos hábitos de pensamiento. Aprenderás a interpretar las cosas desde diferentes prismas y te darás cuenta de lo que para ti es claramente rojo para otro puede ser azul intenso. Aprendes de forma constante Vivir experiencias únicas en entornos distintos a los que estamos acostumbrados nos proporcionan aprendizajes y conocimientos que nos mejoran como personas. Un viaje de siete días en Europa te puede costar tanto como lo que se gastan algunos en dos fines de semana de cenas y copas.

“Mientras más países conoce la gente, su sentido generalizado de la confianza aumenta”, asegura Maddux. En un nuevo estudio de la revista Environmental Psychology, investigadores encontraron que las personas que simplemente vieron una foto de la naturaleza por solo 40 segundos habían mejorado el enfoque y la ejecución de su siguiente tarea. Viajar tiene cada vez más adeptos y la tendencia no tiene visos de frenarse: la Organización Mundial del Turismo (OMT) prevé que sólo este año el número de turistas en todo el mundo crezca entre un 3,5 y un 4%. Es posible que te pierdas por la ciudad, llegues tarde a coger algún autobús o vuelo, cancelen tu trayecto en barco porque hay tormenta, pierdas tu pasaporte, te roben alguna pertenencia, tengas algún malentendido, las pases canutas para expresar algo en un idioma que no es el tuyo, etc… En definitiva, es probable que a lo largo de tu viaje te enfrentes a algún que otro problemilla que no estás acostumbrado a tener que resolver, pero que terminaras resolviendo con éxito.

Te hace más feliz Las experiencias que vivimos durante los viajes nos hacen segregar distintas hormonas de la felicidad, como por ejemplo las endorfinas. Reduce el riesgo de ataque al corazón La mayoría de los ataques de corazón son causados por la falta de actividad física y problemas relacionados con la alimentación. 83% de las parejas dice que su relación sigue siendo romántica debido a los viajes juntos. También descubres que las personas tienen otras costumbres, otros razonamientos, otras opiniones, otros valores. Algunas no se dan regularmente, por lo que siempre estás presto a intentarla y llenar de memorias increíbles tu viaje. Además, otro estudio sugiere que la anticipación del viaje puede ser incluso más placentera que la espera por adquirir un bien material. Este tipo de experiencias suelen ser muy solitarias y retrospectivas, y nos hace madurar y crecer como personas. Esto se debe a la emoción que genera todo el proceso de planeación y espera que, en últimas, produce un efecto placentero que aumenta el bienestar.

Por su parte, los que viajan por lo menos 2 veces al año son 21% menos propensos a sufrir enfermedades del corazón. Estimula la curiosidad Decidir qué rincón visitar, ya sea una pequeña comarca cercana o un exótico país en la otra punta del globo, despertará tu curiosidad por conocer más de ese lugar. Sin embargo, quizás debido a las facilidades cada vez mayores para movernos a un precio asequible de una parte a otra del mundo, cada hay mas personas personas para las que viajar forma parte de su lista de deseos. La cotidianidad significa, entre otras cosas, ver la vida pasar de manera rápida, entre el tráfico, el trabajo, la tecnología, etc., lo que puede provocar problemas de depresión e irritabilidad. Vivimos al máximo nuestro presente y dejamos de angustiarnos por nuestro pasado o preocuparnos por nuestro futuro. Obviamente, hay otras personas que prefieren la monotonía y estar cómodos en su hogar. Los viajes, sean largos o cortos, son acumulados como una serie de experiencias enriquecedoras que traen consigo ambientes totalmente nuevos e inesperados”, aseguró.

Beneficios físicos de viajar Por lógica, salir de viaje implica romper con las costumbres sedentarias. Aprender otra lengua integrándote en la vida cotidiana del país es la mejor forma de adquirirlo, ya que ganas toda la naturalidad y expresiones útiles para el día a día. El trato con gente de distinto origen te da otra percepción del mundo, te muestra su visión de las cosas, una visión que es de esa manera porque les han educado así, al igual que a nosotros de otra. Las mujeres que viajan sólo una vez cada seis años tienen ocho veces más probabilidades de sufrir un ataque al corazón. Cuando viajas, sales en mayor o menor medida de tu zona de confort y te enfrentas a situaciones a las que no estás acostumbrado. Hasta puede que hagas amigos y vuelvas al cabo de un tiempo para visitarles, o les recibas en tu propia casa. Beneficios psicológicos Como estaba diciendo, viajar es romper con la rutina, y eso es muy beneficioso para tu salud mental.

No te preocupes si durante los primeros días te cuesta un poco dirigirte a personas que te encuentres en el camino. Aumenta tus habilidades comunicativas y sociales Si siempre has querido conocer gente nueva y hacer amistades, debes tener en cuenta que viajar te brinda la mejor oportunidad para que conectes con otras personas. Vivirás ciertas experiencias en que deberás tomar decisiones y resolver problemas. En este sentido, viajar puede ayudarnos a recuperar la fe en nosotros mismos e incluso a superar las malas épocas. La vida es corta, y hay que llenarla de vivencias La vida es corta, y hay que aprovecharla al máximo (de ahí aquello del Carpe Diem), por eso debemos aprovechar todas las oportunidades que se nos brinden para conocer el mundo y vivir todo aquello que no existe en nuestro lugar de procedencia. Al fin y al cabo has vivido durante determinado tiempo con tan solo el contenido de una maleta y no has echado nada de menos ¿verdad? Es posible que a lo largo de tu viaje cambien algunas de tus prioridades.

Abandonamos temporalmente nuestro contexto diario y visitamos un entorno totalmente distinto, lo que nos puede ayudar a tomar perspectiva sobre quiénes somos y qué queremos en la vida. El hecho de viajar a distintos lugares del planeta no es por sí mismo un factor que explique una mayor longevidad, pero sí parecen claros los beneficios psicológicos que nos reportan las experiencias adquiridas durante los viajes. Activamos fortalezas psicológicas como la mente abierta o la curiosidad, claves para poder cambiar, ser felices y realizarnos en la vida Cuando viajas, especialmente fuera de tu país, y todavía más si vas en un destino cuyo idioma no es el tuyo, tienes que volver a aprender lo más básico. También ha influido en este auge por viajar el hecho de que los precios hayan ido bajando, permitiendo a más gente moverse alrededor del globo. Descubrirás que el mundo es un lugar mucho más grande de lo que pensabas y que las posibilidades son prácticamente infinitas.

Dentro de Europa puedes encontrar viajes de ida y vuelta a menos de 100€ el billete de avión. Te hace sentir más vivo: Acabas de vivir una experiencia que te dejó miles de situaciones divertidas y retadoras. Sin embargo, no aceptas como valido todo lo que te vas encontrando por el camino si no que aprendes a hacerte preguntas, a reflexionar sobre las cosas y a discriminar cuales de ellas quieres integrar con las que ya sabías anterior mente y cuales de ellas prefieres desechar. Ya no es tan caro viajar Si hace algunos años (o décadas) viajar era un lujo para unos pocos, hoy en día se puede descubrir el mundo por muy poco dinero. Podía ser el primer viaje que realizaban en su vida, el hecho de enfrentarse a su miedo a volar, una estancia larga ayudando a una ONG, en busca de aprender un idioma en otro país o haciendo el camino de Santiago. Además, viajar nos puede dar un nuevo enfoque vital, descubriendo cosas que no sabíamos que nos gustaban. Dicho esto, diversos estudios han encontrado que aquellos hombres que durante varios años no se toman vacaciones son un 30% más propensos a sufrir un ataque al corazón.

“Con el tiempo he conquistado más miedos, como el temor a ser devorado por tiburones, cometer errores cuando estoy aprendiendo un nuevo idioma… Viajar me ha hecho más valiente, en otro país, pero también en casa”. Los que son más activos y acumulan las visitas turísticas o las actividades día tras día se sumergen en el arte, la cultura, el deporte o la naturaleza, y pese a tener cierto tipo de estrés vinculado con la intensidad de la actividad, también rompen con la clase de estrés que acompaña las tareas cotidianas. Estos sí pueden mejorar nuestra calidad de vida y, en última instancia, alargar la cantidad de días que vivimos. Potencia tu capacidad para resolver problemas A lo largo de un viaje, nos obligamos a salir de nuestra zona de confort y debemos afrontar ciertas situaciones y contextos que requieren de una mayor implicación. Al estar en un grupo, con una pareja o amigos, estarás con estas personas y no tendrás la posibilidad de interactuar con otros, con los locales, cuando estas solo tiendes a conocer mucha más gente, a hacer compañeros de viaje, a socializar en general.

Las personas que viajan constantemente, como los nómadas digitales saben cuán estimulante y emocionante que puede ser. Por ello, es importante que cuando lleguemos a nuestro destino respetemos y cuidemos de todo lo que nos rodea como si fuese nuestro. La vida sin problemas es como una escuela sin clases Click To Tweet Es bueno para el corazón Los viajeros tienden a incorporar caminatas y actividades físicas en sus salidas. En definitiva, te hace ser más feliz. Visitas atracciones turísticas y museos, haces actividades de ocio con tintes deportivos, incluso si tu plan es irte una semana en un hotel en la playa, nadarás y caminarás en lugar de pasarte el día sentado en el coche y frente al ordenador. Incrementa la expectativa de vida. Cambiar la casa o la oficina y las actividades que hacemos cotidianamente por un medio ambiente diferente con actividades diferentes puede traer consigo un montón de beneficios a nivel psicológico; por ejemplo, la mente puede restablecer, al igual que el cuerpo, los efectos acumulados por estar sometido a largos periodos de estrés.

Mejora nuestra vida Mejoramos nuestras habilidades sociales: conocer nuevas personas es una de las ventajas de viajar, siempre tendremos que hablar con alguien, y nos veremos forzados a mejorar cómo lo hacemos, especialmente si viaja solo. ¿Les gustaría conocerlos? Pues presten mucha atención a las siguientes líneas. La ciencia ha hablado Sin ir más lejos, un estudio que fue publicado en el Journal of Positive Psychology descubrió que el sentimiento de felicidad se encuentra en el registro de recuerdos y experiencias relevantes para nosotros, y cuya máxima expresión son los viajes. Date la oportunidad de conocer una nueva cultura y superarás tus inseguridades. Lanzarte a ello te hará darte cuenta de que tienes más habilidades de las que piensas.

¡Ahora es tu turno! ¿Qué te ha parecido el artículo? ¿Te gusta viajar? ¿Añadirías algún beneficio más a la lista? ¿Quieres compartir con nosotros alguna experiencia personal? Si en 1950 eran casi 25 millones los turistas que se lanzaban a viajar a otros países, hoy en día esa cifra ronda los 1.200 millones de personas. Mark Twain ¿Y a que te refieres con viajar? Todo vale en el mundo del viaje, da igual los kilómetros recorriodos o el dinero gastado, incluso vale lo que muchos viajeros experimentados “odian”, estar por ejemplo unos días con todos los gastos pagados a un hotel en donde todo este planificado y “aburrido” (incluso aquí mucha gente puede relajarse y desconectar de un estrés muy fuerte), También podemos subir el nivel (cuando más lo subamos, más nos puede afectar positivamente el viaje) y podemos irnos tres meses a la India o marcharnos unos meses a buscar trabajo a otro país, irnos unos días a recorrer en bici la montaña o viajar a un nuevo país, irnos de erasmus, de Interrail, a una casa rural con nuestros amigos, de mochilero, en caravana o en moto.

Afianzamos relaciones Cuando emprendemos un viaje, por lo general, solemos ir acompañados. Desarrollo personal Pero quizás la parte más fascinante y el mayor dentro de los beneficios de viajar es lo que supone para tu desarrollo personal. Probablemente aprendas a valorar más las experiencias y las personas que los bienes materiales. Se fortalece el sistema inmunológico. 66% de los estudiantes que viajan al extranjero consiguen grados superiores. Existen partes recónditas de nuestro mundo que son completamente distintas de la “realidad” a la que estamos acostumbrados. Es así como estar expuesto a la influencia de otra cultura abre tu mente de muchas manera, lo que te ayuda a darte cuenta que hay preguntas con múltiples respuestas, y problemas con muchas soluciones. beneficios psicologicos de viajar Podemos decir que viajar es una manera bastante efectiva y original de superar una crisis existencial, reencontrarnos con nosotros mismos y con el sentido de nuestra vida y/o superar una perdida importante.

Salvo que cometas el error de revisar tus correos electrónicos profesionales en tu móvil, cuando te vas de viaje estás de vacaciones y te olvidas de todo lo relacionado con tus otras actividades, sean profesionales, estudiantiles o caseras. No importaba tanto el “Como” si no el “Que”, en lo que encontraban en sus viajes (seguridad, cambio de enfoque, amor, sabiduría…) de tal manera que para estas personas el hecho de viajar suponía un punto de inflexión en sus vidas. Beneficios apoyados por la ciencia de viajar Viajar te convierte en una persona más tolerante y respetuosa Tras regresar de una aventura por el extranjero y haber conocido otras culturas nos convertirá en personas más tolerantes, y nos damos cuenta de que hay vida más allá de donde estamos habituados a movernos. Viajar fortalece el encéfalo y puede suponer un destacable incremento de la creatividad. Haces nuevos amigos Conocer gente de otros países es una de las mejores experiencias que se pueden tener.

Los beneficios psicológicos de viajar Seguramente hay muchos más, pero en el artículo de hoy enumeraremos los 11 beneficios más importantes del buen hábito de viajar y conocer mundo. El hecho de vivir experiencias en conjunto refuerza las relaciones en tu día a día como pasa con tus amigos de toda la vida, pero en el caso de los viajes a lugares desconocidos como otros países lo refuerza aún más si cabe. Puede que se modifiquen tus prioridades, que en adelante le des menos importancia a las cosas materiales y valores más otras cosas que antes no valorabas. Cuando se es joven, es el momento perfecto para llevarlo a cabo. Salir de la rutina y descubrir nuevos lugares son solo dos de los principales beneficios de viajar, los más obvios. Muhcas veces se nos olvida que el presente es lo único que tenemos Click To Tweet Sin embargo, cuando viajamos, salimos de la rueda de hámster en la que muchos andamos metidos, salimos de la rutina y vivimos en el presente: nos relajamos en la playa, admiramos paisajes y puestas de sol, paseamos al caer la noche, etc…

Y no pensamos que mañana es lunes y tenemos que ir a trabajar. Un estudio de la publicación Psychological Science vivir una experiencia (como vacaciones) te hará sentir feliz, mucho más que objetos tangibles. En resumen, a lo largo de la odisea vas a tener que resolver varios problemas y situaciones complicadas que se te presentarán, y esto te ayudará a mejorar esta capacidad. Las cosas no son en si mimas ni verdad ni mentira, si no que cada uno con su forma de verlas, con su filtro mental, está creando su propia verdad, su propia realidad. No así las experiencias gratas como el viajar. no todo el mundo tiene los mismos gustos, y entiendo que hay gente a la que los viajes no le llaman en absoluto la atención. MEJORA EL ESTADO DE ÁNIMO Viajar ha demostrado ayudar a personas que sufren de depresión ya que permite salir de la rutina haciendo que cambiemos hábitos a los que estamos acostumbrados. Otro aspecto que sucede en todo viaje es que vives nuevas experiencias, esto sucede tanto al estar por tu cuenta como en grupo.

Maravillarse con nuevos lugares, conocer nuevas personas y su cultura, es sin dudas una fuente inagotable de aprendizajes y experiencias. Nos enfrentamos a nuestros miedos. En definitiva, viajar es uno de los mejores aliados para tu bienestar, y en la era de Internet, incluso ha dejado de ser el lujo al alcance de unos pocos. Definitivamente viajar nos hace más felices, conocer otras latitudes puede ser una gran experiencia personal, para su salud y espiritual, Viajar es uno de los mejores placeres en el mundo. Ayuda a salir de la zona de confort Viajar supone exponerse a escenarios desconocidos y a cierta incertidumbre, ya que se está lejos de lo conocido. Además –añade- la emoción de los preparativos y la espera del viaje es un momento de nervios, pero también de felicidad. (Te recomiendo echarle un vistazo a este artículo: No somos miedosos… Aprendemos a tener miedo) la mejor manera de eliminar un miedo es enfrentarlo, exponerte a él, de esta manera el miedo va perdiendo fuerza hasta que termina por desaparecer.

¿La razón? Pues al haber conocido a gente completamente distinta a nosotros, esto nos dará una visión más cosmopolita del mundo en el que vivimos. Una vez superado el medio escénico, seguro que vas a poder conocer a personas excepcionales que dotarán de sentido tu experiencia. Al estar más en contacto con nosotros mismos, nos descubrimos y comenzamos a darnos cuenta de lo que es importante en nuestra vida. En cambio, aquellos que viajan regularmente son un 21% menos propensos de sufrirlo. Además los viajes que cambiaron la vida a estas personas cumplían varios o al menos uno de los siguientes requisitos: – El viaje se hacía en solitario o con un grupo de personas desconocidas. Serás más flexible: cuando se trata de emprender un viaje muchos tienen un plan y una agenda, pero probablemente no se cumplirá, quizás un retraso en el vuelo o en un tren, pero estos detalles te podrían hacer descubrir otros lugares maravillosos. Nos relaja y nos desactiva de nuestro estrés diario. Y más aún, la experiencia de un viaje puede ser trasladable a la vida en general, porque ¿qué es la vida sino un maravilloso viaje?.

Ya lo ves, hoy en día el que tenga ingresos y no viaje suele ser porque tiene otras prioridades. Algunos de los requisitos para que un viaje sea una especie de ‘reseteado’ de nuestra mente, son los siguientes: El viaje se realizó sin compañía o junto a un grupo de individuos desconocidos hasta ese momento. Hoy en día, disponemos de un sistema de transportes muy bien conectados y rápidos. Y es que aparte de servir para desconectar un poco de nuestros problemas cotidianos, viajar al extranjero también aporta grandes beneficios psicológicos. Los beneficios de viajar más destacados son aprender a ser más tolerante, aprender a resolver problemas, afianzar relaciones personales, autoconocerse, hacer nuevos amigos e incluso reduce el riesgo de ataques al corazón. Sin embargo, y como es lógico, hay viajes que nos reportan experiencias mucho más interesantes que otros. No sólo implica un cambio de aires, horarios y comidas, sino un paréntesis en las obligaciones diarias.

Viajar es la oportunidad perfecta para conocer gente nueva y entrenar nuestras habilidades sociales. Como psicólogo he sido un testigo de excepción de los maravilloso beneficios de viajar al ver como (muchos) pacientes se recuperaban de sus miedos, inseguridad, ansiedades o bloqueos vitales gracias a hacer un viaje (del tipo que fuese). Disminuye la presión sanguínea. Aunque probablemente exista un choque cultural, siempre enriquecerá a ambos. Ser más humilde: Al conocer a personas con historias impactantes, o visitar lugares impotentes redescubrirás lo pequeño que es un humano sobre el planeta Tierra y aprenderás a darle su juesta dimensión las cosas. Abre tu mente y amplía tus horizontes Viajar es la mejor solución para deshacerse de estereotipos y prejuicios. Aquí os la dejo, los diez beneficios psicológicos (según mi experiencia en terapia) del viaje: Rompe con la monotonía Un viaje siempre supone un punto de inflexión en la rutina habitual.

Beneficios de viajar La mayoría de nosotros llevamos una vida muy ajetreada llena de trabajo, preocupaciones, obligaciones y compromisos que nos hacen fantasear con una escapadita a algún lugar del mundo donde poder desconectar y relajarnos durante unos días. Por este motivo hemos recopilado nueve beneficios que aporta viajar (entre los muchos que tiene) con los que te sentirás identificado si eres de los que aprovecha cualquier ocasión para hacer la maleta... Ganamos perspectiva vital, viajar nos ayuda a relativizar a y a enfocar con mejores lentes nuestra vida. Sin haber llegado a poner un pie allí ya te habrás empapado de qué merece la pena ver, qué costumbres tienen o cuál es el plato típico. Seguramente descubrirás gustos nuevos, inquietudes nuevas o cosas sobre ti que ni tú mismo sabias. Matt Long, un viajero profesional, autor del blog LandLopers y que ha recorrido más de 75 países está de acuerdo. Muchas personas han ido de viaje antes y solo a una minoría les ha pasado algo grave. Y es así, ya que este proceso abre tu mente, te obliga a pensar de una forma distinta y a manejarte entre ideas y perspectivas distintas a las habituales para ti.

Pero esto también se traslada a tu vida diaria. Viajar hace que segregues endorfinas, hormonas propias de la felicidad. Al ver diferentes clases sociales, culturas y formas de vida podrás sentirte afortunado por lo que tienes, satisfecho con lo que has logrado, por lo que tu rutina diaria de trabajo no parecerá tan pesada o difícil. Nos vuelve más respetuosos y flexibles, puesto que aprendemos a valorar las necesidades y esquemas de pensamiento de las personas que conocemos. De esta forma, volverán a vuestros trabajos/rutinas con las pilas bien cargadas. Aunque los beneficios psicológicos que viajar puede ofrecerte son conocidos desde hace bastante tiempo hoy por hoy tenemos la suerte de contar con algunas investigaciones científicas que los avalan, como por ejemplo la investigación publicada en el Journal of Positive Psychology (Un estudio de la Universidad que ha encontrado que la clave de la felicidad radica en generar recuerdos en base a experiencias y vivencias personales como viajar) Los resultados de alguna investigación han encontrado una correlación entre viajar y vivir durante más tiempo e incluso hay algunos que postulan la existencia de un gen viajero. Aumenta las emociones positivas, incluida la poderosa ilusión de antes del viaje. Te das cuenta que muchas de tus certezas actuales vienen de la comodidad de tu rutina. – El viaje tenía un componente espiritual: peregrinaje, meditación, etc… – El destino del viaje es un lugar con una cultura bastante diferente al país de origen del viajero. Esto es lo maravilloso del mundo, la multiculturalidad, cada país puede ser completamente distinto del que tiene al lado y no por ello ser mejor o peor. Cada uno con su filtro mental, está creando su propia verdad, su propia realidad. Nos encontramos con nosotros mismos. Te descubres de nuevo, de lo que eres capaz, a lo que le tienes miedo, y enfrentas estos y los vences.

En el caso de las mujeres, aquellas que viajan solo una vez cada seis años tienen ocho veces más probabilidades de sufrir un ataque al corazón. Favorece que seas más empático Cambiar de contexto y sumergirse en una nueva ciudad y en una cultura hasta ahora desconocida te ofrece la posibilidad de relativizar tus problemas cotidianos y ponerte en la piel de otras personas que, tal vez, tengan una vida mucho más complicada que la tuya. Una vez tomamos consciencia de que los miedos solo están en nuestra cabeza, poco a poco vamos relativizándolos y desterrándolos. Atreverse, más allá de planear, es una de las premisas más importantes a la hora de viajar. Hay gente que muere con 100 años y no ha vivido, en cambio, hay gente con 30 que ha pasado por todo, así que aplícate el cuento. En el caso de parejas y familias, un viaje es una oportunidad para encontrarse en condiciones diferentes. Aprenderás sobre historia, notarás diferencias culturales, y hasta quizás puedas empezar a familiarizarte con otros idiomas.

Seguramente, antes de emprender un viaje a un destino lejano y desconocido tengas miedos e inseguridades como por ejemplo: “¿Me voy a sentir solo?”. Viajar favorece la reflexión y el pensamiento crítico ya que vamos a encontrarnos con infinidad de formas diferentes de ver las cosas, y por supuesto no podemos aceptarlas todas como válidas. ¿A qué me refiero cuando hablo de viajar? Cuando hablo de viajar me estoy refiriendo a cualquier tipo de viaje, desde unas vacaciones en Benidorm en un todo incluido, hasta un viaje en solitario por la India, pasando por una escapada de fin de semana a la sierra. Tal y como he comentado en artículos anteriores. Rompemos viejas y negativas hábitos de pensamientos. Las opciones son casi infinitas y no hace falta ser rico para poder hacerlo, solo hacen falta ganas. Nos levantamos temprano, desayunamos, vamos al trabajo en coche mientras tenemos que aguantar densos tráficos en la carretera.

La televisión, el cine e internet nos han abierto una ventana a otras partes del mundo, lugares únicos que llaman nuestra atención. Los prejuicios nos hacen sentir recelo ante personas por motivos irracionales, y nos alejan de la posibilidad de conectar con gente nueva. Tenemos menos de un quinto de la vida para viajar y hacer lo que más nos gusta, por eso, y para ayudarlo a decidirse, le presentamos 5 hechos científicos de los beneficios de hacerlo: VIAJAR NOS HACE MÁS FELICES De acuerdo a un estudio adelantado en Reino Unido, a medida que se acercan las vacaciones los niveles de felicidad de una persona aumenta cuando hay planes de hacer un viaje, inclusive aún más que cuando se adquieren bienes materiales. La seguridad en el aeropuerto, la espera de tus vuelos, encontrar un lugar con conexión, ubicar una dirección en una ciudad que no conoces, esperar buses/tren/barcos… Aunque están cosas parecen tediosas, al final te dejarán un aprendizaje y crecimiento importante, están construyendo un carácter más fuerte a largo plazo.

De igual manera, estar expuesto a nuevas culturas y a personas distintas podría hacerte cambiar un poco tu paradigma, y darte una mejor perspectiva de todo al regresar a casa. A lo largo de mi vida tanto de psicóloga como de persona corriente del mundo he tenido la suerte de ver como viajar en ocasiones tiene el poder dar un giro de 360 grados a la vida de algunas personas . Reduce el estrés: reducir los niveles de estrés es algo obvio cuando nos tomamos unos días fuera del trabajo, conocer otras latitudes es un escape de la rutina, como ya lo mencionamos, al regresar a casa te sentirás fresco y tendrás más motivación. Travel Association descubrió que la gente que toma sus vacaciones tiene 6.5% de chance de obtener un ascenso en el trabajo, que aquellos quienes permanecen meses y meses en sus escritorios. Un estudio realizado por la Asociación Americana de Psicología asegura que las vacaciones, y viajes en general, ayudan a disminuir las emociones negativas repercutiendo en el estrés ya que eliminan las actividades y ambientes que lo generan.

Lo anterior se debe a que los viajeros son más activos debido a las actividades que desarrollan en plazos cortos de tiempo. Permite probar nuevos sabores Vayas donde vayas siempre habrá un plato nuevo, un postre o una bebida típica de la zona que quizá no conozcas. Enriqueciendo nuestras experiencias Beneficios de viajar Como lo predican los seguidores del estilo de vida minimalista, las posesiones materiales no siempre suelen brindar la felicidad verdadera y, si lo hacen, es una felicidad momentánea pues las cosas materiales se vuelven viejas, se desgastan y se deprecian. Resolver problemas: Algunos estudios, han revelado que los estudiantes que viven en el extranjero tenían un 20% más de inclinación a resolver problemas que aquellos quienes no se encontraban en un país diferente. Enseña a ser resolutivo En cualquier escapada surgirán imprevistos que pondrán a prueba tu capacidad de reacción. Aprendes a ser asertivo. Viajar son potentísimos paréntesis en nuestra vida que nos oxigenan y nos “recargan las pilas”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario