domingo, 11 de enero de 2015

Los juegos que ves viajando

Siempre que puedo en mis viajes, procuro hacer una escapada por el rastro, mercadillo o equivalente de cada ciudad que visito, y aunque hay cientos de cosas que en todas las ciudades son más o menos igual, asombrosamente los juegos cambian un montón de una ciudad a otra.

En mi última visita a la capital de España a la que cariñosamente todos nos referimos como "los madriles", pude darme cuenta lo de moda que allí están los sitios de juegos por internet del tipo juegospom.com, pues raro el puestecillo ambulante donde no hubiera al menos una tablet con conexión a internet, y un numeroso grupo de personas navegando por dicha web de juegos.

Reconozco ser de esas personas que prefiere jugar cara a cara con otra persona, y a juegos bien de cartas como el uno, bien de mesa tipo othello, aunque me estoy volviendo uno de ellos, ya que últimamente llevo una aplicación en la tablet para jugar uno contra uno al othello, usando la tablet como tablero, pero a lo que iba, que estoy desvariando: a los dos juegos que más he visto a que se juega al menos en los madriles:

1 - A los juegos de peppa pig. Peppa Pig es un cerdo y por el nombre supongo que hembra, como el jamón serrano de hembra que venden en el mercadona. Imagino que jugarían con ella antes de sacrificarla, o incluso en el mismo proceso, puesto que hay -no os lo vais a creer- hasta un juego de matar a Peppa Pig, y,

2 - A los juegos de violetta, que ya son un poco más civilizados, pues no hay que matarla, sino que basta con maquillarla y pintarles las uñas.

Luego nos quejamos o más bien nos escandalizamos cuando por la tele sale un niño diciendo que eso de la limpieza es cosa genética de las mujeres, pero el caso es que jugando a estos juegos, sólo había niñas y adolescentes llenas de granos al menos en la cara.

Y como no había tablets para todas, algunas jugaban desde las conexiones de datos de sus teléfonos móviles.

No hay comentarios:

Publicar un comentario