jueves, 22 de mayo de 2014

Viajar con el calzado mas adecuado

No se si será casualidad pero ya he hecho varios viajes con calzado a estrenar, y vaya si se nota en los pies que no se disfruta del viaje tanto como si se hace con un calzado que ya hayamos domado o domesticado, usándolo regularmente antes de emprender el viaje. Claro, que con cosas así aprendes a no estrenar zapatos, zapatillas o mocasines en los viajes.

Pero como todo en esta vida hay excepciones y son en mi caso al menos, los mocasines soler y pastor, que me compré un par de ellos en el aeropuerto porque mis zapatillas de entonces no supieron o pudieron aguantar el tirón de un montón de horas de viaje, y no me quedó otra que comparme un par de ellos en una zapatería que había en la zona del duty free, y que por cierto me salieron tirados de precio.

Años llevo ya con ellos no usándolos a diario pero al menos casi una vez por semana, y es que son de lo más cómodo que he probado y con una elegancia que ya quisieran para si otras marcas también de prestigio, pero no los alcanzan ni de lejos, ni en calidad ni por supuesto en precio.

¿Y dónde comprar unos soler y pastor? Pues en zapaterías selectas y por supuesto a través de Internet. Yo juego con la ventaja que al ya tener unos, los siguientes que me he comprado ya se el número exacto de pie que tengo para ese fabricante y me llegan con un ajuste perfecto al pie.

Los zapatos. Otra cosa más que he descubierto viajando. Y mira que había miles de zapatos en esa zapatería de conveniencia del aeropuerto, pero me fijé precisamente en esos y ahora se han convertido en mis favoritos.

Preciosos, además.

No hay comentarios:

Publicar un comentario