miércoles, 21 de mayo de 2014

Que hacer con el oro en los viajes

Se está armando una buena a nivel mundial con esta estafa a la que llaman crisis, provocada por la codicia de unos abominables seres infiltrados entre el resto de la población, a los que llaman banqueros.

Aunque gracias a la crisis, estamos poco a poco comprendiendo como funciona tanto el dinero como el sistema bancario internacional, cómo el dinero no existe y son simples anotaciones contables en una gigantesca hoja de cálculo, para que los mismos de siempre vivan sin trabajar a cuerpo de rey.

Todo comenzó con el abandono del patrón oro, que provocó que los bancos centrales imprimieran papel moneda sin el respaldo de su contravalor en oro. Desde entonces, toda la economía ha ido cuesta abajo.

¿Y qué hace la gente en estos casos? Atesorar oro para emplearlo como moneda en los viajes a aquellas partes del mundo, en las que el oro es si tal vez no la única moneda, si que es la más segura y la más aceptada. Oro amarillo, oro blanco, en 18 o 24 kilates, pero oro al fin y al cabo. Y tenemos tiendas de estas de compro oro hasta en la sopa, como diría Mafalda.

Mi recomendación para los viajeros que van a esas zonas, es que camuflen el oro para que no se los roben. ¿Y cómo camuflar el oro? seguramente os preguntaréis, pues bien yo lo fundiría y le daría forma de llavero, de segunda batería para el móvil o incluso lo llevaría en el tacón del calzado o en la cámara de aire de las zapatillas deportivas, porque con el oro además del problema de que nos lo puedan robar, tenemos el de las autoridades corruptas tanto en aduanas como en la propia policía de esos países a los que tenemos que ir si o si, como dirían los del PP de Marbella.

Otro problema es el de cambiarlo en destino o si somos previsores, llevarlo en forma de pepitas o de láminas de un peso tasado, para así conocer en todo momento a cuantos euros o dólares equivale, por más que en esos sitios el oro tenga mucho más valor que el papel moneda.

Aunque yo con lo cobarde que soy, viajaría mejor a otros lugares mucho más seguros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario