sábado, 24 de mayo de 2014

Monster High viajando por Europa

Hace poco hicimos un recorrido la familia por toda Europa y obviamente nos acompañó mi sobrina, que está obsesionada con una muñecas feísimas que se hacen llamar monster high y que según ella tienen super poderes. Me recuerda cuando yo con su edad creía eso mismo pero de Mázinger Zeta, aunque hay diferencias: lo suyo es imaginación y lo mío era un posible avance de lo que la tecnología podrá hacer algún día. De hecho en esa época yo me reía del superagente 86 y su zapatófono y mira hoy como todos llevamos uno que le da veinte vueltas a ese zapatófono o incluso al de anacleto agente secreto, que también tenía otro zapatófono.

Volviendo a las monster high mi hermana, que es la que de verdad entiende a mi sobrina, lo primero que le preparó fueron unos juegos peluquería de Monster high para que estuvieran presentables por si en el viaje conocían las muñecas monster high a algún muñeco también monster high y viceversa, porque eso de la igualdad de género aún incluso entre muñecos, lo lleva mi sobrina a rajatabla. Hay paridad de género entre sus muñecos y sus muñecas.

Pero no creáis que las visitas de las monster high a la peluquería son algo banal y aburrido. Todo lo contrario. Incluso les cambia el color del pelo con un tinte del mercadona, dejando en todo la casa un pestazo horrible a amoniaco. Hasta el canario le pía a mi sobrina cuando la ve con el tinte marca hacendado.

Tras acicalarle el pelo y hacerle las uñas a sus muñecas, toca la hora de vestirlas y por supuesto no pueden ir vestida con cuatro trapos, sino que han de ir como nosotros: de punta en blanco, que más que de viaje parece que vamos a una boda. Para ello, nada mejor que los juegos vestir Monster high, que más que un juego parece la pasarela cibeles pero con monstruosas muñecas, que por motivos que ignoro están de moda y no es que sean precisamente baratas, que sale más caro vestir a las muñecas que vestir a mi sobrina. Aunque las muñecas se manchan mucho menos, eso si.

Y lo de vestir, lo que se dice vestir tampoco es que se vistan mucho. Un trozo de tela haciendo las veces de minifalda vaquera por abajo y un trocito de cinta elástica de esa de coser haciendo de una mezcla entre top y sujetador por arriba. Yo le digo que mejor les ponga una tirita de esparadrapo, pero son comentarios que a mi sobrina no le hacen mucha gracia precisamente.

Después del pelo y de la ropa, toca pintarlas. Manda webos. ¡Muñecas pintadas! y en dos modalidades, una en plan maquillaje de la señorita pepis y otra pintarlas como sinónimo de dibujarlas tanto en papel como en la tablet. Aquí mi hermana también está al quite y ha encontrado una página web con juegos de pintar Monster High. Hombre, tienen la ventaja de que le das el tablet a la niña para que se ponga a pintar a las monster high y allí se puede pasar horas tranquilamente dibujándolas, mientras los adultos estamos tan tranquilamente a lo nuestro. Lo malo es cuando decide imprimirlas, que se nos va medio sueldo comprando tinta de impresora que como todo el mundo sabe, está hecha de sangre de unicornio azul, porque vaya precios los que se gastan.

Aunque para precios, que más que precios parecen los premios gordos de la lotería nacional, los precios de los juegos muñecas Monster high. De acuerdo que sobre las muñecas han creado todo un mundo de fantasía del que no me cabe la más mínima duda que estimula la imaginación de los críos, pero por otra parte los fabricantes como dirían en los simpsons: ¿es que nadie piensa en los familiares? porque vaya precios que se gastan con las muñecas.

Por otro lado y como familiar sabes que siempre vas a acertar haciendo un regalo de las monster high, ya sea en muñecas, en ropa, o incluso en dulces, porque hasta en las pastelerías de toda Europa hay tartas y todo tipo de dulces temáticos de las monster high. Y además, que están muy ricos. Si mi sobrina no se los come, yo daré buena cuenta de llos.

Así pues este ha sido nuestro viaje por Europa, todo girando alrededor de las monster high.

No hay comentarios:

Publicar un comentario