domingo, 23 de febrero de 2014

Hoteles y masters internacionales

Se habla mucho en los últimos años de las ventajas que para un directivo tiene el contar en su curriculum con un máster internacional, bien genérico de negocios, o los específicos para el sector de la hostelería, y si bien hay opiniones encontradas entre los que prefieren valorar la experiencia frente a la formación, no podemos olvidar por otro lado, que en los mejores masters que hoy se ofrecen, las prácticas en empresas son obligatorias. De poco sirven unos conocimientos si luego no se llevan a la práctica en escenarios reales.

¿Y qué se pide luego por las empresas para contratar a alguien con un máster? Pues lo principal es que el candidato sea alguien entrenado y habituado a tratar con otras personas, en momentos como el de una entrevista de trabajo, donde te estás jugando en un rato de conversación, probablemente tu futuro laboral. Algunos candidatos expresan inseguridad y falta de aplomo, que delatan a la legua que son unos novatos totales. Y no es que sea malo ser novato, sino que muchas empresas prefieren para puestos directivos, a personas entrenadas en la resolución de situaciones que a veces pueden ser conflictivas. Otras empresas por contra, prefieren a los novatos para así irlos puliendo a las peculiaridades de esa empresa en concreto.

Sobre todo para un puesto directivo al que suelen aspirar los candidatos en posesión de un máster, las empresas suelen medir su capacidad de comprensión y que se esté o se cuente con determinadas capacidades para resolver los problemas que de seguro, se le van a dar en el puesto de trabajo al que aspira.

El éxito en el empleo, no lo busca sólo el candidato. La empresa también está interesada en acertar en la contratación del empleado ideal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario