miércoles, 27 de noviembre de 2013

Turismo culinario en Granada

Mis amigos son mala gente dice la canción, y probablemente lo sean pero para otros no para mi, es lo que decía hace años el gobierno gringo de varios dictadores estratégicamente distribuidos por todo el mundo y a los que financiaba tanto en dinero como en especie. Esta mala gente, mis amigos, han iniciado lo que han dado en llamar fines de semana gastronómicos y yo quiera o no quiera, me apunto a ellos de ruta por algunos hoteles en Granada, donde nos ponemos de comida y de bebida hasta arriba y luego obviamente hemos de quedarnos allí descansando de las comilones que nos pegamos.

Porque Granada tiene de todo. Vamos que si no existiera, habría que inventarla. Algunos días nos vamos a disfrutar de la nieve en Sierra Nevada. Lo de disfrutar es un decir, porque mientras algunos lanzamos bolas de nieve a un amigo con las agravantes de premeditación, reiteración o reincidencia y alevosía, a quien recibe semejante bombardeo de nieve, probablemente no sea tal disfrute el ejercer de diana ambulatoria. ¿Has visto lo que son mis amigos e incluso yo mismo? Cuando no estamos en Sierra Nevada, estamos en las playas de La Herradura o alrededores, y cuando no de tapeo en La Chana.

Las primeras veces que vas de tapeo por Granada, los granaínos nos ven así boquerones y nos mandan a Pedro Antonio de Alarcón que reconozco tiene su punto, pero allí estamos más forasteros o foráneos, y cuando poco a poco comienzas a relacionarte con los autóctonos, ves que son más de ir a La Chana. Hasta que un día te armas de valor y tras perderte varias veces consigues dar con el santo grial del tapeo granadino, y echas raíces en uno cualquiera de los bares, con la noble intención de probarlas todas, mientras los camareros te miran así de reojo murmurando por lo bajini entre ellos: éstos no pasan de diez tapas.

Y aciertan, vaya si aciertan. Aunque también acertamos nosotros haciendo noche o fin de semana en Granada y volviendo el lunes ya casi con el tiempo justo de entrar a trabajar.

Hasta la próxima semana, Granada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario